Tiraron cáscaras de naranja y no sabían que iba a pasar ésto 23 años después.

Hace poco más de dos décadas en Costa Rica, dos personas con una inquietud en común se propusieron una labor social y ambiental que muchos catalogaron como tonta y absurda, sin embargo ésto no fue obstáculo para dos ecologistas: Daniel Janzen y Winnie Hallwacks, quienes tuvieron una peculiar idea que para ellos podría ser un cambio notable en la preservación del medio ambiente en un futuro.

A través de una fábrica dedicada a la elaboración de jugos, surgió una idea entre éstas dos personas en cuanto al aprovechamiento de sus desechos, entre ellos cáscaras de naranja y restos de pulpa, para destinarlos con un fin beneficioso.

Sin imaginarse los efectos o resultados específicos que ésto podría arrojar, fue aceptada su propuesta por parte de la empresa en 1997 y designaron desde entonces un terreno  para verter tales restos.  El lugar destinado era bastante adecuado, limpio y deforestado en ese entonces, y dando comienzo a ésta interesante e innovadora labor, éstos ecologistas comenzaron a depositar los desechos.

Pasado un año después de haber dado marcha a éste proyecto, ya habían sido depositadas quizás un poco más de 12,000 toneladas de cáscaras y restos en el lugar. Luego de haber dejado completamente repleto de tales desechos, se dieron a la tarea de colocar un gran cartel que les sirviera para localizar la ubicación del terreno y así poder realizar las comparaciones unos años más adelante, dado ésto, con los mejores deseos de éstas dos personas en el proyecto por el bien de su comunidad, deciden abandonar el lugar por más de una década.

1.2.Al decidir regresar al lugar al cabo de 23 años, fue muy difícil encontrar el cartel que habían dejado como punto clave, pues el entorno había cambiado completamente.

3.

Lo que era años atrás un lugar lleno de desechos y cáscaras, era completamente irreconocible, con una excelente vegetación y suelo sano. Gracias a la vegetación y a los desechos, éste lugar era mucho más provechoso que los terrenos cercanos.

«La vegetación en el lugar era increíble, podría observarse un suelo más sano, árboles enormes y fuertes, los resultados eran para no creerse», dice Janzen.

Éste maravilloso proyecto fue muy bien recibido por la comunidad y se realizaron estudios indicando ser muy provechoso para la atmósfera 11 veces más que los demás bosques, una excelente forma de combatir el calentamiento global.

Tal vez si en cada comunidad se pensara de ésta forma y fuéramos conscientes de lo que podemos aportar podríamos hacer un cambio muy importante para el ecosistema y el ambiente que nos rodea.

4.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...................