Una caída a la realidad

A veces las reuniones entre personas que son afines a nuestros gustos. Tienden a subir de tono y más cuando el factor detonante es la caída al cool.

Esta bebida milenaria que es capaz de desinhibir hasta a la persona más callada. Quien se siente lo suficientemente segura para liberar sus ataduras sociales y mostrarse realmente como es.

También debemos tener en cuenta que todos los excesos son malos. Y en este caso más allá de terminar en situaciones realmente lamentables. Pueden derivar en otras bastante divertidas.

Claro esta, para quienes no sucumbieron a la caída de la bebida. Algo para que lo analices 2 veces antes de pasarte de copas. ¿No es así?

Si te ha gustado este vídeo, no olvides seguirnos en todas nuestras redes sociales y mantenerte al tanto de todo nuestro nuevo contenido.

Cambio y fuera.

Las precauciones en el agua

Este lugar es uno donde pasamos gran parte del tiempo libre que tenemos en esta época del año. ¿A que persona no le gusta el agua y el calor? Las piletas o comúnmente piscinas como la llaman en muchos lugares del mundo sirven para refrescar y combatir a las altas temperaturas. Además de ofrecernos muy buenos momentos de diversión, recreación y también para algunos de deporte.

Cabe destacar que hay que contar con ciertas precauciones a la hora de pasar un momento en el agua. Todo lo que tiene de entretenido, también lo tiene de riesgoso.

Una distracción de tan solo segundos puede desencadenar en un mal momento. Por eso es que tomando los recaudo necesarios, todo estará bien.

Los juegos en la piscina pueden ser un problema a la hora de mantener una cierta seguridad. Muchas son las personas que utilizan el agua para la realización de actividades varias como saltar, tirarse de cabeza, mojar otras personas (lo que puede accionar que alguien se resbale).

Estas prácticas pueden ser riesgosas y si no las realizamos con cierta cautela podemos tener algún daño. Los saltos desde el exterior solamente deben realizarse en piscinas con cierta profundidad, ya que podemos golpearnos y crearnos una lesión que puede ir desde una rotura de piernas hasta afectar la columna vertebral y generarnos una lesión crónica e irreversible.

Los ingresos de personas con potencia desde el exterior pueden ocasionar un exceso de agua en los bordes, lo que es un potencial desencadenante para que alguien resbale y caiga. Lo mismo sucede con los juegos que realizamos a otras personas de manera imprevista, cuando se sumerge a alguien, esta práctica es muy común y a la vez muy arriesgada, podemos dejar sin respiración a la persona afectada, llegando a producirle el mareo y aumentando el riesgo de ahogo.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...................